fbpx
Atrévete a Ser Grande
Por: Winston Samuel Ojeda

“Cuando el alumno está listo, el maestro aparece”

Hoy voy a compartir contigo la increíble historia de un hombre que nació dentro de un hogar muy humilde, de madre soltera, situación que en los años 30’s del siglo pasado se trataba a toda costa de esconder y que si se llegaba a descubrir -como casi siempre sucedía-, al hijo durante toda su existencia le llamaban bastardo.

Por si fuera poco, a Glenn W Turner, que este era su nombre, las circunstancias lo trajeron a este mundo con una afección prenatal llamada escarlatina, enfermedad eruptiva y contagiosa, caracterizada por extensas manchas rojas en la piel, fiebre alta y amigdalitis, de lo cual se derivó el que Glenn naciera con paladar hendido y labio leporino.

Es difícil de creer que alguien con esa notable discapacidad pudiera hacer algo en la vida, ya que no se le entendía lo que decía cuando hablaba, sin embargo, este fascinante caso de la vida real es una prueba fehaciente de como un hombre sin dinero y sin recursos, tuvo el coraje de convertirse en una personalidad que se hizo inmensamente rico y popular en tiempo récord, además de que fue muy respetado como empresario, siendo un modelo a seguir por miles de personas tanto en EU como en otros paises de Latinoamérica.

Glenn abandonó la escuela en el octavo grado, principalmente debido a las burlas de sus compañeros sobre su discapacidad, posteriormente, cuando tenía solo 17 años, intentó unirse a la Fuerza Aérea, donde fue rechazado cuando se descubrió que también tenía un tímpano perforado.

Al explorar oportunidades de trabajo, le dijeron que su perspectiva era poco prometedora, porque no tenía educación. Fue dirigido e inscrito en una escuela de oportunidad. Esta era una escuela para personas que habían abandonado la escuela o que nunca habían ido a la escuela. Esta escuela le salvó la vida. Le dio la inspiración y el primer impulso de confianza en su vida.

Como mencioné anteriormente, no se le entendía casi nada cuando hablaba, no obstante, aunque parezca increíble, Glenn comenzó a vender máquinas de coser de puerta en puerta; no tenía mucha confianza al principio, sin embargo, tuvo la suerte de poder aprender los secretos de la venta de su gerente, quien, de hecho, se convirtió en su mentor. Glenn, nunca olvidó la importancia de tener un buen mentor.

Posteriormente en 1957 a Glenn le presentaron la oportunidad de hacerse distribuidor de una novedosa compañía llamada Holiday Magic, empresa de ventas de cosméticos con el formato de multinivel; para lograrlo, Glenn hipotecó pertenencias de la familia para obtener los $ 5,000 que se necesitaban para convertirse en parte de la red.

Para sorpresa de todos, en poco tiempo Glenn superó al que después se convertiría en un famoso gurú de la motivación, el reconocido Zig Ziglar, quien hasta antes del arribo de Turner era la estrella y el distribuidor número uno de Holiday Magic, de hecho, Glenn ganó un cuarto de millón de dólares en sus primeros ocho meses.

Cuando Turner tenía 26 años, dejó Holiday Magic y comenzó su propia compañía de cosméticos con el mismo formato de redes de mercadeo y la llamó Koscot Interplanetaria; así de grandiosos y épicos eran sus sueños. Turner convirtió a Koskot en una potencia de $ 100 millones de dólares en solo treinta y seis meses. En el apogeo de su crecimiento, Koscot era más grande que Amway.

Posteriormente Mr. Turner, como ya se le conocía, desarrolló una nueva compañía llamada “Atrévete a ser Grande”, porque Koscot necesitaba materiales y cursos de capacitación para sus distribuidores.

Muchos integrantes de Koscot dejaron su distribución y se involucraron de inmediato con “Atrévete a ser Grande”. La gente acudía a las reuniones de “Atrévete” porque se sentían fascinados con la actitud mental positiva y el éxito de los participantes. De hecho, se estima que casi mil personas se hicieron millonarias a través de Koscot y esta nueva empresa.

Las reglas del multinivel no existían cuando Mr. Turner inició sus negocios, por tal motivo a medida que se desarrollaron las leyes, él y sus empresas empezaron a ser investigados por actividades supuestamente ilegales y Turner finalmente fue acusado de iniciar una “pirámide”, razón por lo cual fue despojado de sus propiedades, sus cuentas bancarias fueron congeladas y pasó casi cinco años en una prisión de Arizona.

La gran pasión de Turner era enseñar a otros como lograr el éxito y obtener un crecimiento personal constante siempre portando como estandarte la importancia de mantener una actitud mental positiva.  

Se estima que durante su vida Glenn W Turner vendió combinadamente entre libros y cintas motivacionales de audio casi diez millones de unidades, obviamente sin la ayuda de lo que son actualmente las redes sociales, ni de ningún tipo del marketing que se maneja en nuestros días.

Glenn revela cómo se transformó de ser retraído a tener la confianza de un maestro orador y empresario, siendo una muestra de cómo una persona puede pasar de la pobreza a la riqueza y de la ruina a la redención a través del poder del pensamiento positivo y la honestidad.

Tuve la fortuna de conocerlo personalmente y puedo afirmar que logró inspirarme en mi época de estudiante universitario; en esa época yo estaba viviendo en una vecindad del centro de Puebla, muy sencilla, con una cantina y un bazar que destacaban a los lados de la entrada al patio que comunicaba a los humildes departamentos de la zona.

Fui parte de una familia de siete hermanos, un padre trabajador y una madre muy dedicada, los cuales nos sacaron adelante con mucho esfuerzo. Nos movíamos en camiones urbanos por 20 centavos o a pie, ya que mi padre nunca tuvo un automóvil, no obstante, eso no fue impedimento para ser felices; fue en esa época cuando fui invitado a un “go tour”, como les llamaban a los viajes promocionales de dos días que se hacían al DF para conocer la filosofía de Turner y su fabuloso negocio.

Fue ahí donde por primera vez, escuché que si lo deseaba intensamente podría convertir mis sueños en realidad. El obstáculo principal era que se requerían 50 mil pesos de los años 70’s para hacerse distribuidor de Koscot Interplanetaria de México y eso era una cantidad de dinero que jamás había imaginado, ni visto nunca.

Para darles una idea de lo que podías comprar con esa cantidad de dinero, un Mustang costaba 38 mil, un VW costaba 21 mil, de modo que esa cantidad era suficiente para comprar dos y todavía sobraba.

Sin embargo, la idea ya se había sembrado en mi mente y con la certeza y confianza que ahora destilaba fui al banco decidido a conseguir lo que necesitaba; no sé qué le abre dicho al gerente, pero, debo haber sido muy convincente porque me autorizó el préstamo, me registré a la compañía y con esa inversión en mi primer año gane casi medio millón de pesos de aquella época y me compré lo que vendría siendo mi primer auto y el primer auto en mi familia, un flamante Javelin deportivo color cobre, modelo 1972.

Gracias a esta fantástica experiencia, creo poder entender la forma de sentir de muchas personas porque la vida no es fácil como parece y menos si no tienes alguien que te muestre el camino, no obstante, no es válido aferrarse a la excusa de que por ser nativo de un barrio pobre eres ya de facto una víctima de tu destino. Ese sentimiento de complejo que muchas veces aparece en el transcurso de nuestras vidas para disculpar nuestros fracasos es totalmente injustificado.

En mi caso gracias a que tomé la iniciativa y busqué incesantemente como salir del atolladero, pude aprender los pequeños secretos de grandes líderes como Turner, que fue el gran maestro que necesitaba para salir adelante.

En el trayecto de mi vida he sido sacudido por devaluaciones de moneda que han puesto en jaque mis creencias, sin embargo, con lo aprendido he sido lo suficientemente fuerte para levantarme y volver a sobresalir.

Ahora aplico la filosofía de este gran empresario y líder con el que me tocó la suerte de convivir y por eso a través de videos, blogs y cursos me encanta compartirla con mis seguidores, que afortunadamente cada día son más.

Como sabrás, soy autor y tengo más de 40 años de experiencia impartiendo conferencias de superación personal y seminarios de ventas para compañías de seguros, bancos, armadoras de automóviles y empresas de redes de mercadeo tanto en México como en EU. De modo que gracias a todas las vivencias, triunfos y fracasos que he experimentado en mi vida he podido pavimentar el camino hacia el éxito.

En el caso del imparable Glenn W Turner, si le hubiera tocado vivir en esta época hubiera armado una revolución aun mayor a la que logró en los 70’s y no tengo la menor duda que sería más popular que los gurús actuales, la razón principal es que se tenía que poner mucha atención a lo que decía ya que por el labio leporino las palabras salían distorsionadas; también por su atrevida forma de portar trajes de colores llamativos, por su honestidad, tenacidad, humor, entusiasmo y respeto a los demás, pero sobre todo por su férrea creencia de hacer sentir a los asistentes a sus eventos que podían lograr lo que quisieran simplemente creyendo en sí mismos y poniendo en práctica los consejos que les daba.

De modo que, a su vez te reto a que me sigas y hagas parte de tu pensar la famosa frase que Glenn W Turner propulsó en sus miles de presentaciones durante su azarosa vida: “Atrévete a ser grande”, poderosa frase que debes imprimir y pegar donde la puedas ver todos los días y de ese modo sea parte de tu nueva forma de ver la vida, la de creer en la persona más importante que existe, TÚ.

Si has llegado hasta aquí, es una clara señal de que estás listo para grandes retos y de ese modo convertir tus sueños en realidad; si Glenn te hubiera conocido te diría a voz en cuello: ¡Atrévete a ser grande!

Ahora todo depende de ti.

*Winston Samuel Ojeda es mexicano de nacimiento y tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia y el Network Marketing.