fbpx

Características de Un Buen Líder

Una de las principales características que se atribuyen a un buen líder tiene que ver con su aptitud y talento para inspirar al grupo a seguir su ejemplo, es decir, convertirse en un modelo que todos quieren imitar. 

“Qué tus hechos hablen tan alto, que tus palabras no puedan oírse”
Ralph Waldo Emerson

Viendo esto de una manera práctica, todos los miembros del equipo estarán más pendientes de las acciones del líder que de sus indicaciones, por lo que un líder idóneo será el que predique con el ejemplo. De ahí la famosa frase de Ralph Waldo Emerson que dice: “Qué tus hechos hablen tan alto, que tus palabras no puedan oírse”

Es prácticamente imposible conformar un equipo exitoso sin la presencia de alguien con las características para liderar, estructurar y conducir. Formar un equipo de ganadores, se basa en crear un ambiente de trabajo que refleje el compañerismo y la camaradería, pero con respeto hacia todos los integrantes del equipo.

En pocas palabras, el líder es en todo momento un ejemplo a seguir y por tal motivo comprende que sus acciones influyen directamente en cómo se sienten sus colaboradores, determinando en consecuencia su rendimiento. 

Cuando no hay nadie capaz de liderar el equipo, las consecuencias pueden ser terribles para la empresa, pues los colaboradores trabajan sin rumbo, motivación o coordinación alguna. Esa es la principal razón por la cual todo empresario debería asumir una posición de liderazgo.

De lo contrario muy pronto se encontrará afrontando rotación frecuente de personal, bajo rendimiento y productividad, falta de crecimiento, equipos desmotivados, conflictos frecuentes y muchos otros problemas más.

Un buen líder debe ser una persona con mentalidad de triunfador en todas y cada una de sus actividades, por ello debe ser congruente y respetarse de manera que siempre lo rijan principios tales como: estrategia, transparencia, integridad y respeto.

Todo lo anterior deriva en una pregunta: ¿cuáles son las características que definen a un líder en una empresa? La respuesta es simple, pero contundente, EL ÉXITO. Y esto nos lleva de nueva cuenta a la famosa frase de Emerson con una leve variante: “Qué tus hechos hablen tan alto, que nadie pueda criticarte

Es un hecho, que las palabras se las lleva el viento y se las lleva porque es muy fácil prometer, aunque lo realmente difícil es HACER.

Por eso, siempre trato de evaluar a la gente por lo que HACE y no por lo que dice.

Hablando de empresas y de negocios, el éxito está en convertir lo que sea en utilidades. El líder en cualquier empresa buscará transformar lo que vende en una oferta de valor para su cliente, luego debe poder transmitirla de forma clara y precisa y por último debe saber cómo cerrar el negocio dejando una sonrisa de satisfacción en el rostro del comprador.

Por otro lado, una manera de asegurar el éxito de la empresa es conseguir que los trabajadores se identifiquen con el objetivo y la misión del negocio, ya que esa es la única manera de crear una visión total que permita desarrollar capacidades de liderazgo entre los empleados para crecer como la espuma.

La experiencia y el conocimiento técnico son importantes, no obstante, una de las aptitudes más difíciles de desarrollar en un líder es la de motivar a sus seguidores para alcanzar el objetivo de manera consensuada.

En todos los casos, se trata de personas que persiguen una ambición y que creen sinceramente que es posible hacer las cosas de mano de la excelencia. Consideran que hacer un esfuerzo por cambiar vale la pena y están preparados para asumir riesgos.

Los líderes de éxito que encabezan cambios organizativos para innovar trabajan con la mentalidad de perfeccionar su entorno laboral desde una postura de compromiso y motivación personal.

Algunas de las características que debe tener un buen líder son:

  1. Negociar con integridad para ser ejemplo del equipo.

La honestidad genera comunicación abierta entre el líder y los miembros del equipo. Lleva a relaciones efectivas en toda organización.

  1. Compartir conocimientos con autoridad, pero sin prepotencia.

Es decir, la capacidad de compartir sabiduría efectivamente para el logro de objetivos concretos de forma satisfactoria para todos.

  1. Ser reconocido por la excelencia en el trabajo.

Un líder centrado en excelencia sabe proteger sin oprimir, sabe guiar sin imponer

  1. Hacer que los miembros del equipo se sientan valiosos.

A veces la solución a un problema llega por parte del miembro del equipo más inesperado; un buen líder debe ser capaz de tomar en cuenta esta opción cuando sea necesario.   

  1. Establecer el rumbo correcto.

Un buen líder deberá mostrar el camino con una serie de pasos a seguir de manera lógica, secuencial y organizada.

  1. Decidir inteligentemente estableciendo prioridades.

         Los líderes de hoy son exitosos cuando entienden que el trabajo en equipo es pilar fundamental del éxito

  1. Inspirar para comunicar de manera clara y precisa.

          Los líderes más eficientes son aquellos que transmiten mejor lo que están pensando.

  1. Saber ejecutar para delegar con autoridad.

         Un líder conoce a la perfección sus talentos, por lo tanto, es capaz de tomar decisiones importantes sin titubear.

  1. Ser disciplinado y perseverar para lograr los objetivos.

Sin disciplina no existe el impulso necesario para avanzar en pro de un objetivo; hay que hacer lo que debemos hacer, cuando lo debemos hacer, así sin más, sin pensarlo mucho, ni poner excusas ni pretextos.

  1. Saber imponer límites y delimitar funciones.

Monitorear el desempeño y modificar las instrucciones cuando sea necesario, teniendo cuidado de no sobrepasarse ni tampoco de no hacer lo necesario 

provocando que las cosas salgan mal. Encontrar y mantener el equilibrio correcto es lo que caracteriza a un líder con habilidad para trabajar con su equipo. 

  1. Saber identificar, retener y motivar talentos.

Incentivar de manera personalizada, estableciendo comunicaciones claras para desarrollar confianza mutua con los miembros del equipo, estableciendo un ambiente de trabajo que fomente la sociabilidad.

  1. No darse por vencido, nunca.

Quizás las palabras más sabias y elocuentes en cuanto a la importancia de esta gran virtud que todo líder debe tener fueron expresadas por Winston Churchill al dirigirse a los alumnos de Harrow, la escuela de su infancia, donde pronunció uno de los discursos más breves y significativos que hayan sido emitidos por estadista alguno:

“Nunca, nunca se den por vencidos.

Nunca se den por vencidos, en nada que sea grande o pequeño, sublime o trivial.

Nunca se den por vencidos.

Nunca, nunca, nunca, nunca.”

*Winston Samuel Ojeda es mexicano de nacimiento y tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia y el Network Marketing.

¡Todos Los Días!

Todos Los Días. Si hubiera un “secreto” para mejorar cualquier área de tu vida, mejorar tu rendimiento o incluso que sea la puerta para que tu porvenir sea exitoso, ¿te gustaría conocerlo?

“Entreno religiosamente, TODOS LOS DÍAS”.
“La Monja de Hierro”

La respuesta es tan simple, que apenas se puede comprender que el ser humano en general no se percate de su existencia y lo ponga en práctica de manera habitual.

El “secreto” en sí, es que “si haces algo TODOS LOS DÍAS, se vuelve parte de tus hábitos cotidianos y por ende lo harás TODOS LOS DÍAS”.

Mi padre me aconsejaba: “los hábitos son algo que te acompañarán TODOS LOS DÍAS de tu vida, de modo que de ti depende que sean positivos o perniciosos”

En su caso, nunca tuvo oportunidad de estudiar formalmente dado que nació en un pueblito de la Mixteca Poblana; al llegar a la capital se propuso asistir de oyente a las clases de Derecho que se impartían en el Colegio del Estado ya casi para convertirse en Universidad de Puebla.

Varias veces me comentó que estudiaba y practicaba los términos de las diferentes asignaturas TODOS LOS DÍAS y que practicaba con escritos básicos sobre demandas de tipo mercantil, penal, civil o de cualquier otro tipo TODOS LOS DÍAS, analizando cada caso y visitando juzgados para aprender de primera mano secretos de la abogacía y así, TODOS LOS DÍAS hasta que los dominó.

Debido a que a menudo vencía en los tribunales a oponentes titulados y con mayor rango, entre sus amigos se ganó el apodo de “El Tierno”, dado que, a pesar de su aspecto juvenil, su aparente novatez y no contar con un título
universitario, sus oponentes no podían creer que perdieran continuamente sus casos ante él.

Durante su vida profesional fungió como Juez calificador, Alcaide de las Cárceles Municipales y se hizo de cierta fama al ganar casos peliagudos que parecían no tener salida, simplemente practicando TODOS LOS DÍAS lo que aprendió en su juventud.

A estas alturas, ya te puedes comenzar a imaginar hacia dónde se dirige esto. Déjame darte otro ejemplo que tiene que ver con la frase del inicio. “La Monja de Hierro” o la “Monja Ironman” son los motes con los que es conocida Madonna Buder, una religiosa nacida en San Luis, Missouri, hace 90 años. En Agosto de 2021 cumplirá 91. En el circuito “Ironman”, entre los corredores populares, es conocida, admirada y respetada.

No sólo porque alguien de su estatus -monja de clausura durante muchos años- se atreviera con una de las disciplinas más duras del planeta, sino porque su rendimiento deportivo dejó asombrada a la comunidad del triatlón: es la persona con más edad, 82 años, en cubrir la distancia “Ironman”, de hecho, le sobró media hora para librar el fuera de control.

A los 52 años se atrevió con su primer triatlón. La experiencia fue maravillosa para ella. Tanto que sólo tres años más tarde, a los 55, completó su primera distancia “Ironman”: 3,8 kilómetros a nado, 180 kilómetros en bicicleta y la maratón.

Cada vez que le preguntan cómo lo consigue, la monja corredora mezcla con buen humor sus dos pasiones: “Entreno religiosamente, TODOS LOS DÍAS”. Y así debe ser, porque desde entonces ha corrido 400 triatlones en diferentes
distancias, pero le ha cogido el gusto al “Ironman”, que ya ha completado 50 veces.

Ahora, ¿ya te queda claro cuál es ese secreto?

¿Qué crees que pasaría contigo si comenzaras a practicar lo que tienes en mente TODOS LOS DÍAS, en lugar de solo los días en que te sientes genial?

Es decir, no solamente cuando te apetezca, no solamente cuando tengas tiempo libre, no cuando se te ocurra o te llegue la inspiración, sino, TODOS LOS DÍAS.

¿Te das cuenta de que el secreto reside en tres palabras poderosas? ¡TODOS LOS DÍAS! Esa es la fórmula secreta para salir de tu zona de confort y mejorar tu rendimiento. Si solo cepillaras tus dientes una vez a la semana, ¿qué tan saludables crees que serían?

No creo que serían saludables para nada, ¿verdad?, de modo que, cepillas tus dientes diario.

¿Por qué no ponerle la misma atención a tu éxito? Si comienzas a practicarlo TODOS LOS DÍAS, entonces lo conviertes en un hábito que se convertirá en parte de ti.

Por otro lado, si estás esperando que sea 1° de Enero o que todo sea perfecto, nunca empezarás. De manera que, toma una decisión, sé valiente y comienza a poner en práctica lo que sea que quieras hacer; no olvides que esto implica el compromiso de ser persistente, perseverante y hacerlo con pasión.

*Winston Samuel Ojeda es mexicano de nacimiento y tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia y el Network Marketing.

Palabras con Poder

Autor: Winston Samuel Ojeda. Blog: Palabras con Poder

Durante nuestra vida cotidiana repetimos palabras y frases que usualmente pensamos que no tienen ninguna influencia en nuestro diario existir, no obstante, es importante reconocer que lo que dices está relacionado y en conexión con lo que piensas, de modo que, palabras sueltas u oraciones completas repetidas constantemente por mucho que te cueste creerlo, influyen en tu vida de modo determinante.

Por: Winston Samuel Ojeda, consultor, escritor y conferencista

La palabra una vez hablada, vuela y no torna.   
Horacio (65 AC-8 AC) Poeta latino

Pensamientos, palabras, acciones, resultados; esta secuencia se da inevitablemente en todo ser humano, porque así es como funciona la mente, en medio de todo este proceso nos encontramos con las palabras, mismas que te sirven para comunicarte, pero que a la vez juegan un rol importantísimo en tus resultados, dado que éstas tienen la peculiaridad de penetrar profundamente en tu subconsciente.  

Dichas palabras pueden tener una connotación positiva o negativa y dado que como pensamos, nos expresamos y actuamos, el resultado de esos vocablos incidirá directamente en tus resultados cotidianos.

Muchos individuos tienen el pernicioso hábito de no reconocer su verdadero valor y por ende, se hacen menos no solamente ante la vista de los demás, sino en privado cuando hablando a solas consigo mismos, se repiten calificativos despectivos que seguramente no serían capaces de decirles a colegas, familiares o amigos, pero que, sin embargo, ellos se repiten una y otra vez sin la menor consideración.

Si analizas tu pasado seguramente recordarás momentos de tu vida donde sin pensarlo te oyes repitiendo, “¡qué bruto soy!” o “¡soy un bueno para nada!” o “¡nunca lo lograré!”; estas expresiones son sólo algunas de las muchas locuciones que la gente se repite constantemente logrando con ello bajar su autoestima a través de ese sonsonete que como un estribillo se repite una y otra vez, de modo que finalmente penetra a tu subconsciente hasta que lo crees y pasa a formar parte de tu programación.

Lo peor de todo es que ni siquiera te percatas de ello, porque ya es parte de un mal  hábito que te acompaña, el repetir constantemente frases negativas hacia tu persona, como cuando algo se te cae y dices de inmediato “¡ah, qué estúpido soy!”; en otras ocasiones hablando de negocios algo no te sale bien e inmediatamente te oyes decir: “¡no puedo con esto!”, “¡de seguro me van a despedir!”, sin darte cuenta que lo que deberías hacer es exactamente lo contrario, echarte porras repitiéndote una y otra vez frases positivas y de elogio.

Cuando nos motivamos a nosotros mismos o alguien nos dice repetidamente que somos capaces de hacer algo, entonces la confianza se vuelve parte de nuestro ser y abordamos los retos con la certeza de que podemos resolver cualquier situación que se nos presente y por ende asumimos el papel del que triunfa donde quiera que se encuentre. 

Luego entonces, nos damos cuenta de que las palabras tienen poder, ya sea en sentido positivo o negativo, por lo tanto, depende de cada uno de nosotros seleccionar la mejor opción. Hay que recordar que el sistema de repetición funciona y las frases y palabras que se dicen constantemente pavimentan nuestro futuro.

Se dice que en la variedad está el gusto, sin embargo, somos animales de costumbres, por lo que nuestras vidas pueden resumirse a ciclos de repetición, modelos de comportamiento a los que volvemos una y otra vez.

Nuestros trabajos, nuestra vida afectiva y nuestro entorno social son parte del juego que todos jugamos, de hecho, todo parece girar en torno a la repetición, de ahí que en el caso de nuestro yo interno sea de la mayor importancia aprender a repetirnos frases de elogio y ánimo para obtener mejores resultados.

Las palabras se utilizan literalmente para representar nuestra experiencia de vida, pero inciden directamente en nuestras apreciaciones y sentimientos. Por eso mismo, ante un mismo suceso o experiencia cada individuo reacciona de manera diferente: uno violento, el otro disgustado y el tercero simplemente incómodo, residiendo la disparidad de sensaciones simplemente en la interpretación que cada uno ha hecho de las mismas.

Las personas con un vocabulario descuidado y negativo llevan una vida emocional desolada, mientras que las que tienen un vocabulario creativo y positivo habilitan un amplio abanico de alternativas para describir su experiencia no sólo para los demás, sino también para sí mismas.

De hecho, en algunas lenguas nativas americanas no hay una palabra para mentira, guerra o violencia, de modo que al no ser estos conceptos parte de su lenguaje, ni de su modo de pensar, literalmente para ellos no existen. ¡Maravilloso!, ¿no crees?

En conclusión del blog Palabras con Poder, sería ideal reeducar, alimentar y restaurar tu vocabulario, ya que si tú no te dedicas palabras bonitas nadie lo hará. Porque tal y como te ves, así te verán los demás.  

Ahora que ya sabes que las palabras tienen poder, principalmente las que te diriges a ti mismo, practica lo aquí aprendido para beneficio de tu propio bienestar mental y psicológico. Será un proceso divertido y te fortalecerá para afrontar mejor el devenir de tu futuro. Un hombre renovado, una mujer restaurada, emergerán para dar lo mejor de sí mismos.

¡Claro Que Sí Se Puede!

*Winston Samuel Ojeda es mexicano de nacimiento y tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia y el network marketing.

Envía tus comentarios a: hola@claroquesisepuede.com

Actitud es el Nombre del Juego

Por: *Winston Samuel Ojeda
Autor del libro: “¡Claro que Sí se Puede!” Blog: Actitud es el Nombre del Juego

La actitud es un hábito de pensamiento, de modo que si tú quieres vigorizar tu actitud lo primero que debes hacer es fortalecer la manera en que piensas, por ejemplo, te comparto que en mi caso y como producto de muchos años de práctica cotidiana me levanto cada mañana con la certeza de que puedo lograr lo que me proponga.

No existe en mi mente ninguna duda de que el éxito es mío y si eventualmente me asaltara un leve titubeo, inmediatamente cambio mi enfoque en la dirección correcta, es decir, que sea lo que sea que vaya a intentar estoy equipado con los talentos que Dios me dio y entre todos ellos la actitud es la principal fuerza que impulsa mi pasión y mis deseos en busca de alcanzar el objetivo anhelado.

Muchas veces equivocadamente pensamos que la actitud de seguridad que emana de algunos individuos es producto del dinero, las influencias o el poder que ejercen, no obstante, continuamente encontramos que esos que parecen fuertes, recios y valerosos, no usan más que una máscara frente a los demás, pero cuando están solos son tan temerosos como una gacela a punto de ser cazada.

Por muchos años he sido un estudioso de las herramientas que se requieren para ser exitoso, toda mi vida me había cuestionado, cómo se logra, cómo se obtiene, dónde se encuentra la llave que abre la puerta que te conduce hacia el sendero del éxito y finalmente llegue a la conclusión de que todo esto empieza dentro de cada uno de nosotros, en tu caso, dentro de ti, ya que tú eres el único que decide si aceptas el reto de ir en busca de ese secreto que puede cambiar tu destino para siempre.

De modo que imagina que tienes una llave que abre la puerta para obtener un éxito indescriptible y que el abrir esa puerta o no es tú decisión, qué solamente depende de ti, lo cual te hace doblemente responsable porque no puedes echarle la culpa a nadie más que al que ves en el espejo todas las mañanas.

Para alcanzar ese entendimiento es necesario experimentar y para ello la vida te da oportunidad de apreciar cotidianamente hábitos, costumbres e intentos a manera de ensayo y de ese modo ir descubriendo lo que realmente te llena para seleccionar lo que más te conviene, luego, por ende ir recolectando lo sembrado, los frutos.

De modo que inevitablemente en algún momento, tú ser termina por alinearse con tu creencia interna y por tal motivo, los cambios en la realidad de tu entorno son semejantes a lo que anidan en tu corazón y mente, es decir, que llega el momento que tu patrón mental se refleja en tus resultados y tu vida personal, ya sea de manera positiva o negativa.

Cuando inicié mi carrera en el campo de las ventas tuve oportunidad de compartir retos varios y conocí individuos excepcionales y talentosos sólo para darme cuenta de que algunos de ellos tenían una actitud mental negativa, lo cual se reflejaba en su trabajo.

Fue ahí que pude darme cuenta de que no importaba que tan talentosa e inteligente fuera una persona, era mucho mejor tener una actitud mental positiva, ya que algunos que no eran tan brillantes, sí contaban entre sus herramientas mentales el creer en si mismos y manejarse con la soltura del que se sabe capaz, por ende, sus resultados eran superiores a los de que se supone los sobrepasarían.

Este increíble descubrimiento fue la inspiración que me llevó a querer rodearme de personas con lo que ahora llamo AMP, dado que es mucho más prolífico y productivo rodearte de personas con esa característica, que tener individuos sin confianza en si mismos.

De manera tal que la actitud es un hábito de pensamiento, sí, pero, si deseas cambiar tu actitud de negativa a positiva, debes pensar en consecuencia, sin olvidar que no necesariamente el barrio donde naciste determina tus resultados, sino que más bien eres tú y tus elecciones lo que determina tu presente y tu futuro.

Eres y actúas de acuerdo con los pensamientos dominantes de tu mente, por tal motivo, no hay que olvidar la reflexión que expresa sabiamente: “Como el hombre piensa en su corazón, así es él”; esto abarca todo lo referente al comportamiento humano, de hecho, es tan diáfano y vasto que se extiende a todas las condiciones y circunstancias de tú vida.

Como lo analizamos anteriormente, lo que en algún momento inició con un pensamiento, se convirtió en una acción y esa acción que se repitió tantas veces que se convirtió en un hábito, posteriormente ese hábito fue moldeando tu carácter y ese carácter es lo que ha ido determinando tu futuro.

Es obvio entonces que la transformación mental llega por la renovación de tu entendimiento, es el procesamiento personal de lo que aceptes que entre a tu entendimiento y el no hacer caso ni escuchar lo que otros dicen, cuando a tu juicio es incorrecto lo que te proponen. ¡He ahí lo que hace la gran diferencia!  

Así que cuando te comportas de acuerdo con tus creencias, el resultado es que éstas gradualmente se convierten en un hábito de pensamiento.

La conclusión de “Actitud es el Nombre del Juego” es el mensaje que te he compartido, que debes levantarte cada mañana con la certeza de que eres capaz de lograr tus objetivos y que no hay espacio en tu mente para el fracaso, ya que al sentir y alojar dentro de tu corazón estos modelos de pensamiento, tu fortaleza aumentará y los demás lo notarán reconociéndote como el líder en el que te has transformado, como la dirigente en la que te querías convertir, gracias a la AMP que ha quedado firmemente estampada en tu mente y por lo tanto forma ya parte de tu personalidad.

¡Qué así sea, por el resto de tu existencia!

*Winston Samuel Ojeda es mexicano de nacimiento y tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia y el network marketing.

Envía tus comentarios a: hola@claroquesisepuede.com

Mensaje del Año Nuevo 2021

Por: *Winston Samuel Ojeda. Blog: Mensaje del Año Nuevo 2021
Autor del libro: “¡Claro que Sí se Puede!”

Hola, me llamo 2021, aunque todos me conocen con el poco original nombre de “el año que entra”. Todavía no tengo forma. Puedo ser un año increíble, pero también puedo ser horrible.

No soy brillante ni opaco, en realidad, dependo de ti, de tu manera de pensar, de tu actitud, de tu manera de actuar. ¿Cómo quieres que sea?

Mi antecesor el 2020 está agonizando y lo enterrarán dentro de pocos días con el último toque de campana a las doce de la noche. Pronto será parte del pasado, guarda de él las buenas remembranzas para recordarlas en momentos de nostalgia.

Ya sé que en estos momentos muchos no quieren ni acordarse del que será mi antecesor, sin embargo, a pesar de las dificultades, el encierro y el temor que ha generado también ha dejado grandes lecciones que han hecho que las familias y los amigos se hayan unido más que nunca y más allá de las circunstancias complejas que la contingencia nos ha traído, podemos despedirlo con agradecimiento.

Las fiestas de este fin de año han sido atípicas en todo el mundo debido a las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia, no obstante, los festejos han sido una excelente oportunidad de reencuentro entre parientes y viejas amistades.

Por otro lado, pronto usarás esa agenda que lleva mi nombre y como lleva mi nombre, tengo derecho a exigirte algo: Deseo que me concedas un privilegio. Sólo uno. Quiero que me hagas EL MEJOR AÑO DE TU VIDA.

A ver… ¿cuál de tus otros años te había pedido esto? Te apuesto que ninguno. Yo sí, vengo y me planto con mis cuatro números frente a ti, porque quiero ser el año en que te atrevas a hacer más cosas; el año en que pienses y actúes más en grande, en que compartas tu intelecto y tus capacidades con mayor generosidad; el año en que tu mente y tu corazón produzcan mejores cosas, en una forma honesta, para tu beneficio y el de los que te rodean. El año en que más cariño y atención brindes a los tuyos.

Me uno para despedir al que para muchos fue fatídico 2020. Ya se va. Sus problemas y vicisitudes se van con él, así que nada de rencores. 

Haruki Murakami, el exitoso novelista japonés, nos comparte una frase que no tiene desperdicio y que dice así: “Cuando salgas de la tormenta, ya no serás la misma persona que había entrado en ella. En eso consiste la tormenta”, de modo que mírate en un espejo y observa si la metamorfosis que has sufrido valió la pena y fue para hacerte más fuerte. 

Porque pese a que muchos han perdido sus trabajos, otros, a sus seres queridos y amigos y algunos otros sobreviven en constante zozobra, la mayoría ha hecho su mejor esfuerzo para soportar el vendaval y ya me esperan con ansias.

De modo que ahora me toca a mí. ¡Por favor! Disfrútame, úsame al máximo, lléname de experiencias, diviértete mientras estamos juntos.

Y me planto frente a ti con mis cuatro números porque quiero ser, el año en que te atrevas a intentar más cosas, de hecho, la gran variedad de emprendimientos que han surgido de la pandemia son un ejemplo de cómo el ser humano puede reinventarse en las situaciones más adversas.

Se dice que de las crisis han salido los más impactantes inventos y los avances científicos y tecnológicos más espectaculares. En ese sentido el 2020 ha sido muy duro, pero ha dejado un sinfín de experiencias.

Por tal motivo, quiero ser el año en que tu mente, corazón y espíritu produzcan mejores cosas, de una forma honesta para tu beneficio y el de los que te rodean.

El año en que pongas en práctica lo aprendido en el 2020 y des más cariño y atención a los tuyos. 

El año en que más te ames.

Que el despertar y tu nueva conciencia llegue a todos los que están cerca de Ti.

Quiero irme el siguiente diciembre agotado, pero lleno de cosas buenas y con el privilegio de haber sido el mejor de todos. Si es así, habré logrado mi propósito: viviré en tu recuerdo, porque no podrás olvidar lo increíble que fue nuestro pacto.

Al terminar las campanadas del reloj y las uvas que anuncian mi llegada, acuérdate de mí, respira profundo y… luego, no desistas en tu empeño, ¡haz que tus sueños se conviertan en realidad!

¿Qué decidiste? ¿Me acompañas?

*Winston Samuel Ojeda es mexicano de nacimiento y tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia y el network marketing.

Envía tus comentarios a: hola@claroquesisepuede.com

Tenerle Miedo Sólo al Miedo

Por: *Winston Samuel Ojeda

Autor del libro: “¡Claro que Sí se Puede!”

Muchas personas pasan por la vida sobrellevando miedos y temores
infundados, que perjudican su productividad, pero más importante
aún, que no les permiten ser ellos mismos, ni desenvolverse con
armonía y tranquilidad.

“Todo hombre tiene un cobarde y un valiente dentro de sí mismo”

Thomas Carlyle

Un ejemplo claro de tener un sentimiento de temor o miedo es el de
cuando vas manejando y al detenerte entre el tráfico, por el retrovisor
observas que atrás se encuentra una patrulla de tránsito, casi
inmediatamente se te encoge el estómago y se te tensa el resto del
cuerpo. Si a eso agregas, que a continuación empiezas a imaginar que
te va a detener y que te va a multar porque no has cambiado el
engomado, entonces ya sabrás de qué estamos hablando.
Luego imaginas como se desarrolla el proceso de detención, la posible
charla e inclusive el llenado de la multa. En todo eso estás, -ya
sudando la gota gorda-, cuando al reanudarse la circulación te
percatas que la patrulla, efectivamente se pone a tu lado, sólo para
verla pasar como si no te hubiera visto.

¿Qué fue lo qué pasó? Que tu imaginación te jugó una mala pasada y
te hizo pensar en un instante en posibilidades de tipo negativo, que se
dieron porque viste a la patrulla por el retrovisor. Pero cuantas veces
al ir manejando no te has percatado de la presencia de alguna de ellas
y por tal motivo te has ahorrado el nerviosismo descrito líneas arriba.
Quise compartir contigo este ejemplo, porque muchas veces en la
vida, los temores y los miedos son infundados y solo tienen cabida en
la mente de quien lo permite. Afortunadamente, la persona que puede
controlar tus pensamientos se encuentra dentro de ti, así que cada vez
que un pensamiento de enfermedad, accidente, infortunio, etc., llegue
a tu cabeza, deséchalo rápidamente.

Es importante hacer eso, porque de lo contrario los temores te
atenazan como verdaderos pulpos mentales y entonces no solo te
perjudicarán por el miedo que sientes, sino porque al creerlos posibles,
seguramente se van a materializar.

Déjame ponerte un ejemplo. Imagina que estás en un campamento y
se ha organizado una fogata. Estás platicando con tus amigos
alrededor de ella y repentinamente salta una chispa que cae
directamente en tu ropa. ¿Qué haces casi de inmediato? Pues la
quitas con un rápido movimiento y sin pensarlo dos veces. ¿No es así?
Ahora piensa que pasaría, si tú, en lugar de reaccionar rápidamente,
permitieras que la chispa se quedara por unos segundos en tu ropa, en
lo que decides si lo que tienes que hacer es correcto o no. ¡Ya
adivinaste! En lo que lo piensas, la chispa ya habría perforado la
prenda.
Pues de la misma modo, cuando permites que los miedos
permanezcan en tu interior, -sin desecharlos apresuradamente-, ellos
te dañan, la mayoría de las veces de manera muy significativa.

Las personas en general tienen diferentes miedos o temores, pero los
más generalizados, son los siguientes:

  • Miedo de no ser apreciado y aceptado socialmente
  • Miedo de parecer incompetente o estar equivocado
  • Miedo de ser dañado
  • Miedo a ser rechazado por la pareja
  • Miedo a ser atacado por alguna enfermedad
  • Miedo de quedarse sin trabajo
  • Miedo de tener un accidente
  • Miedo a la soledad
  • Miedo a relacionarse con otros
  • Miedo de perder a sus seres queridos

Es seguro que alguna vez has sentido temor en relación a uno u otro
de los miedos mencionados. Aquí lo importante es que aprendas a
relajarte y a darte cuenta de que una vez que identifiques al miedo
que te ha traído preocupado, lo puedas hacer a un lado con solo
decidirlo y con el apoyo de la fuerza interior que tienes. ¿Qué cuál
fuerza? Thomas Carlyle dijo que “Todo hombre tiene un cobarde y un
valiente dentro de sí mismo”

Esto quiere decir, que solo tú puedes buscar en tu interior esa fuerza,
que está conectada directamente con Dios y hacer a un lado la
personalidad débil que tanto miedo percibe.

El simple hecho de identificar un determinado miedo es muestra ya de
que existe una fuerza que te encamina a rechazarlo. Elimina de tu vida
los sentimientos de ansiedad, resentimiento, culpabilidad, ira, dolor, etc., que son solo señal de que no estás escuchando la voz interior que te conecta con la Mente Maestra.

Date un tiempo para meditar a solas lo que estoy compartiendo
contigo, cierra tus ojos un momento, respira profundamente, trata de
no tener ruidos a tu alrededor y escucha los bellos sonidos del silencio.
Está es la única manera de que a los pocos minutos escuches dentro
de ti, esa voz que te inspirará la confianza necesaria para rechazar los
miedos que te han agobiado.

Tienes todo a tu favor para ser feliz, tienes el interés de lograrlo,
puesto que has llegado a este punto, así que solo hazte un favor; usa
tu imaginación para visualizarte calmado y en situaciones donde has
superado esos miedos.

Tu mente es el laboratorio donde procesas tu futuro, así que sé firme y
rechaza cualquier tipo de pensamiento que encierre miedo y cámbialo
por otro en el que te veas tranquilo y habiendo superado esos temores
que solo sirven para paralizar tu progreso.

Si logras imaginar y SENTIR CON TODA CERTEZA que estás en una
situación favorable tu mente hará el trabajo y serás una persona libre
de las ataduras del miedo y por ende disfrutarás de la vida sin temores
y podrás estar relajado en un entorno que ha sido creado totalmente
por ti. ¿Dónde? En el maravilloso taller de tú imaginación.

*Winston Samuel Ojeda es autor del libro: ¡Claro que Sí se Puede!, tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia, el desarrollo directivo y las redes de mercadeo.

Envía tus comentarios a: hola@claroquesisepuede.com

Auto Imagen 1ª Parte

Por: *Winston Samuel Ojeda. Blog: Auto Imagen 1ª Parte

Autor del libro: ¡Claro que Sí se Puede!

Auto imagen se define como el creer o tener respeto por uno mismo. Esto tiene otros significados similares, tales como el sentir orgullo por sí mismo. En otras palabras, tener confianza en la persona más importante que existe, tú.

La auto imagen, es una combinación de certidumbre, certeza, seguridad y determinación, elementos que te dan ánimo, valor y empuje para hacer frente a los retos que te presenta la vida. Es la opinión que tienes acerca de ti mismo y que sientes dentro de ti cada vez que enfrentas algún tipo de obstáculo.

La auto imagen es una combinación de eficiencia personal y valor individual, es una conjunción de confianza, orgullo y respeto por ti mismo. Es la plena seguridad de que estás preparado para vivir tu vida a toda tu capacidad y eres apto para enfrentar cualquier eventualidad.

¿Cuáles son algunas de las características que debes buscar para tener una excelente auto imagen?

Tener confianza en ti mismo.
• Tener habilidad para solventar los problemas sin preocupaciones.
• Enfrentar y resolver situaciones que en un principio te pudieran parecer aterradoras.
• Sentirte relajado en cualquier lugar.
• Saber motivarte a ti mismo.
• Saber que el que no arriesga, no gana.

Prácticamente cada uno de los aspectos de la vida como tú felicidad personal, el éxito en tus relaciones con los demás, la creatividad en tus tareas cotidianas, tus logros e inclusive tú éxito con el sexo opuesto están relacionados con el nivel de auto imagen que tengas. Entre mejor establecida esté ésta, mejor resolverás las situaciones que se te presenten.

El tener una buena auto imagen es fundamental porque te hace sentir bien contigo mismo, los demás lo notarán y se querrán relacionar contigo. Dicho de otro modo, si estas consciente de tu valor como persona, entonces sabrás que eres digno de ser respetado, apreciado y querido por familiares, amigos y colegas.

Somos lo que somos, en función de donde hemos estado, por esa razón el entorno en el cual creciste tiene mucho que ver con la personalidad que tienes, pero -más importante- con la auto imagen que has desarrollado. Porque, ¿de dónde pueden venir los sentimientos de superioridad o inferioridad que a veces sientes? Pues bien, muchos de ellos, seguramente vienen de los años pasados con la familia, lugar donde has invertido gran parte de tu tiempo.

El ser arrogante o sentirse superior a los demás, solo porque sí, no es más que una muestra de inseguridad. Tú serás tan importante como tus logros, tus actos y tus hechos, pero sin menospreciar a nadie.

Tú puedes incrementar tu auto imagen, sin importar como te sientas en este momento: las buenas vibras que puedes generar acerca de ti mismo no tienen límite y lo mejor de todo esta sensibilidad está bajo tu control, sin importar la opinión que tengan los que te rodean.

(Continuará)

Aquí puedes leer la segunda parte de este artículo.

*Winston Samuel Ojeda es mexicano de nacimiento y tiene más de 30 años de experiencia impartiendo conferencias y seminarios de superación personal. Su oratoria impactante y amena, abarca temas que se relacionan con el crecimiento personal, el liderazgo, la familia y el network marketing.

Envía tus comentarios a: hola@claroquesisepuede.com